Trópico de Capricornio

Trópico de Capricornio de Henry Miller

“Hay coños hechos de pura alegría que no tienen nombre ni antecedentes y éstos son los mejores de todos”

Trópico de Capricornio era una de mis cuentas pendientes. Uno de esos libros que sabes que es un Clásico y, sin embargo, te parece un peñazo. La primera vez que lo intenté tenía veinte años y no pasé de la primera página. ¡Y yo que me creía lectora! Una página y tuve que leerla dos veces para ordenar las palabras de Miller en mi cabeza.

Nada. Ese Clásico no era para mí. Quizá no podía llamarme lectora si no era capaz de pasar de la primera página de uno de sus Trópicos.

La segunda vez que lo intenté fue hace un par de años. Me creía, esta vez sí, preparada. Ya había leído muchos de esos Clásicos imprescindibles que, dicen, todo el mundo debería haber leído. Ya estaba preparada… Pasé la primera página. La entendí. Bien… Pero lo dejé aparcado cuando llevaba diez… Y me estaba gustando. Miller escribe con una lucidez que pasma. Aún así un día lo aparqué y quedó sepultado por otros libros, novedades e historias.

Este verano le di la última oportunidad. Me lo llevé a la playa con todas novelas que no había sido capaz de leer… Y me lo leí en dos tardes de mar.

Es una novela que excita y sorprende. Lasciva y húmeda. Abrumadoramente sincera, parece la descripción del transcurrir de la vida de Henry Miller. Un depravado sexual, un misógino, que te cuenta sus días en un largo y detallado monólogo interior.

Ante tus ojos, como en su cabeza, se mezcla todo.

Lo que le pasa y lo que piensa. Pensamientos y deseos a veces ordenados como si leyeras un diario. Otras, como si fuera ensayo. Hay una parte novelesca y experimental. Barroco y detallista, Miller es tremendamente erótico, caótico y bruto. Y excitante. No he leído la trilogía de Grey, pero teniendo esta novela que se publicó en el año 1936 no entiendo como nadie prefiere leer aquello a esto. Ni siquiera es Charles Bukowski con su mezcla de literatura sucia y poesía. No. Miller va más allá.

Excita y provoca. Unas veces te da asco, otras directamente te pone, te pierdes en sus letras, en sus sábanas revueltas. A veces ríes sinceramente con el trasiego de personajes que pasan ante su escritorio en el departamento de personal de una compañía de telégrafos (esa parte me pareció divertidísima). A veces te abruma su obsesión por los coños y el sexo guarro, su pasión del aquí te pillo aquí te mato. A  veces esto, a veces lo otro, lo que nunca hace es cansarte. Ahora miro atrás y no entiendo cómo pude dejarla a la primera página, a las diez. Es tremendamente excitante. Y muerde. Porque no es sólo sexo. Te abre una ventana a una sociedad decadente, sin valores, falsa y vacía, no demasiada alejada a la actual.

Me sorprendió su escritura, tan visceral y de verdad, sin filtros ni frenos, que fuera capaz de excitarme con escenas tan sucias y violentas. Miraba la contraportada. 1936. ¡Ese libro se había publicado en 1936! Su narración no ha envejecido. Nada. Podría describir el día a día de alguien que vive una vida que no le gusta, que deslucen demasiadas preguntas, el despertar cada mañana con alguien que no sólo no quieres sino que empiezas a aborrecer, la necesidad de sexo guarro, sin preguntas ni más preámbulos que el desgarro de la ropa y la saliva recorriendo toda la piel.

Pero Trópico de Capricornio no es sólo sexo y desencanto. Es una lección de vida. Una en cada sílaba. La novela es una crítica atroz a la sociedad deshumanizada que hemos construido. Una crítica de hace casi un siglo. Algo deberíamos haber aprendido. La sensación que te deja es como la visión de ese cuadro de Munch (Atardecer en el paseo Karl Johan) uno de mis favoritos desde que lo vi por primera vez. Miller abruma como Munch, como esas cuevas que forman las fuerza de las olas y la lluvia a veces. Oquedades vacías, silenciosas y oscuras cuando baja la marea, atronadoras y rugientes cuando sube, tan llenas que ahogan.

Al fin he saldado mi cuenta con Miller. Y, ¿sabéis? Ha resultado muy excitante. Ahora, a por Cáncer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s